Emprender en Argentina: ¿cómo enfrentan la incertidumbre local las startups trasandinas?

Martin Calzetti, CEO & cofounder de Seeds.
Martin Calzetti, CEO & cofounder de Seeds.
  • Website:
  • Industria:
  • Año de fundación:
  • Fundadora(e)s:
  • Ciudad:
  • Cantidad de trabajadores:

Los diferentes tipos de dólar, especulaciones y una puerta electoral que se empieza abrir; este es el panorama en el que viven, sobreviven y buscan crecer las startups argentinas.

En los últimos meses, Argentina se ha «sacudido»: el dólar blue alcanzó su récord histórico de $350 y Silvina Batakis duró 25 días como ministra de Economía y como consecuencia, el ex jefe de la Cámara de Diputados, Sergio Massa asumió el cargo. Idas y vueltas, imprecisiones, especulaciones por demás, cargos que aún quedan por ocupar y una inflación que no cede.

Bajo este panorama, es claro que las startups argentinas están frente a un desafío aún más grande que sus pares del resto de Latinoamérica. Sin embargo, los founders trasandinos están aprendiendo a convivir con este escenario, y buscan crear startups sostenibles y con crecimiento.

La aventura de ser startup en Argentina

Crear, sostener y hacer crecer una startup representa un desafío enorme por donde se lo mire. Si le agregamos la particularidad del contexto argentino, esto lo hace más desafiante, pero a su vez más intenso. 

“En un país donde la inflación supera el 70% anual y se convive con la inestabilidad macroeconómica, uno tiene la obligación de plantearse distintos escenarios posibles para asegurar la supervivencia y progreso de su compañía”, explica Kevin Litvin, CCO y Co-Founder de Tapi, startup que brinda soluciones financieras en todo América Latina, y agrega: “Lamentablemente los argentinos nos acostumbramos a vivir en la inestabilidad socioeconómica constante, esto también hace surgir excelentes talentos en cada industria que se piense: agronegocios, tecnología, deportes, finanzas, entre otras”.

Lo cierto es que el proceso de fundar una startup en Argentina y en América Latina, tiene una complejidad mayor a la que se enfrentan los emprendedores en Estados Unidos o Europa, aseguran los founders. “Nuestra complejidad radica en que vivimos en una región con poca previsibilidad política y económica, que hace que las reglas del juego cambian constantemente; sin contar que los ciclos de crisis profundas son bastante más frecuentes que en otras latitudes (…) de todas formas, también tenemos una mirada más optimista, el contexto nos desafía a crear, operar, crecer y subsistir en terrenos más bien resbaladizos e inestables y a tener la fortaleza para no caer ante el primer embate u obstáculo”, comenta el argentino Martin Calzetti, CEO & cofounder de Seeds, startup que une a talentos freelance con empresas.

Los emprendedores trasandinos coinciden en que la resiliencia es un atributo vital para cualquier emprendedor del mundo y en Argentina particularmente, se pone en práctica a diario, y que permite la creación de startups sostenibles y de encontrar mejores y constantes maneras de atraer inversión. Allí radica la clave del éxito.

“La clave es poder internacionalizar las operaciones rápidamente. Argentina es un muy buen lugar para poder probar productos y servicios y hoy, si bien tiene un contexto interno desafiante, permite ser competitivo a nivel mundial”, indica Joaquin Zoilo, CEO Debmedia, startup argentina que ofrece soluciones digitales para mejorar la experiencia del cliente.

La sostenibilidad viene primero

Hay un consenso, hoy las startups deben cambiar su foco y comenzar a priorizar la sostenibilidad del negocio por sobre el crecimiento. “El mercado habla en estos momentos y las startups son parte del riesgo sistémico actual. Ya se están viendo los efectos en muchas startups en torno a asegurar un negocio sano y escalable por sobre crecer de manera astronómica a costa de gastos exorbitantes”, explica Litvin.

En ese contexto, uno de los principales efectos es que los procesos de levantamiento de capital se vuelven menores, afectando a las startups que necesitan de liquidez para poder afrontar el momento y mantenerse en funcionamiento: “El no tener la posibilidad de levantar capital rápido te lleva a buscar estar en el punto de equilibrio y eso es algo extremadamente valioso y que, a la larga, termina llamando la atención de todos. En mi opinión eso es algo que si se logra, es maravilloso, no solo por los aprendizajes obtenidos sino también por la confianza que le genera a uno mismo”, subraya Ignacio Gallo, Ceo y Founder de Parsii.

La puerta al año electoral ya está abierta… y todos tiemblan

Aunque parezca asombroso por el paso del tiempo, Argentina está a un año de volver a abrir sus urnas electorales y la tan conocida “grieta” vuelve a ser el centro de la escena. Con sus tres fuerzas políticas claves: peronismo, juntos y libertarios disputando el máximo poder, las startups no tienen más rol que ser televidentes del contexto sociopolítico que inicia una vez más; y es que la especulación afecta a toda la sociedad y, por ende, al consumo y las inversiones al largo plazo.

“Las startups suelen siempre crearse con una visión de expansión de sus productos y servicios a nuevos mercados. Es por eso que es importante estructurar la empresa en pos de esa visión y si lo logras, uno debería estar indiferente al partido político que gane”, aclara Litvin.

Recibe este y otros artículos en tu correo todos los meses
Suscríbete a nuestro newsletter